Hoy lo digital se ha erguido como un ecosistema del que su interpretación depende de la perspectiva que tomemos. Esto nos lleva a aceptar que en lo digital conviven distintas realidades que requieren muchas veces una especialización del talento que opera en ellas.

Cabe tener en cuenta que las distintas realidades se complementan y las dinámicas de mercado hacen que evolucionen conjuntamente, sin embargo, hoy en día la coordinación está en manos de figuras exógenas a dicha especialización que a su vez escapan a una clara definición a nivel de perfil y skills. Desde mi punto de vista podríamos resumir el ecosistema a través de la identificación (Seguramente discutible y discutida!) de pilares cómo:

  1. Estrategia y ecosistema digital: Definición de acciones conceptos, prioridades, recursos y KPIs tanto cualitativos como cuantitativos.
  2. Tecnología e Interactividad: Que por una parte cubre el apartado de desarrollo es decir el thinking lógico y funcional a nivel de plataforma en distintos formatos y por otro la gestión de la interactividad del usuario con la plataforma, es decir la experiencia de navegación.
  3. Performance y Medios: Maximización de los resultados de las acciones online de una marca, y que cubre básicamente dos apartados: Analytics: Entender a la perfección el comportamiento de los usuarios y la optimización constante de los resultados ya sean cualitativos o cuantitativos vía estrategias de microsegmentación, UX y modificación constante de la gestión de recursos asociados al plan de medios digitales.
  4. Contenidos y Redes Sociales: que hoy en día son sin duda una parte importante de la gestión de las relaciones entre marcas y consumidores, y que aspiran a gestionar en equilibrio el push del Owned Media y el pull del Earned Media,.
  5. Buscadores: Todas aquellas acciones que nos permiten posicionarnos de forma orgánica y por tanto más creíble en relación a un set de keywords estratégicamente pensados.

Estaremos de acuerdo que los puntos 2 a 5 actúan al son del primero, pero que el rol de este último se puede asumir desde cualquiera de las perspectivas. Sin embargo, lo que provocamos es que cada uno de ellos priorice objetivos en base a su especialización y conocimiento. Y es ahí donde tenemos mucho camino por recorrer desde una perspectiva de Branding. Poder aunar inteligencia de marca y lógica de activación genera unas sinergias con grandes beneficios para la marca por el mero hecho de que garantizamos coherencia y consistencia a lo largo del ya conocido customer journey.

Marc Morillas