Los Millenials han crecido y dejan paso a una nueva generación, la de los nacidos después del 95, que poco a poco va ganando presencia en la sociedad, capacidad de decisión, propia y en el entrono familiar, y poder adquisitivo. Son, por tanto, nuestros clientes del mañana.

Para poder crear marcas, productos y campañas que se adapten a este nuevo target, primero tenemos que comprender a esta Generación Z, la primera nativa digital de la historia que, aunque pueda parecer, tiene muy poco que ver con su predecesora.

Un target más independiente e informado que nunca

Los jóvenes de la generación Z se han criado en medio de una crisis social, política y económica que les ha convertido en una generación más autosuficiente, realista y madura que la Millenial. Desde que nacieron, han visto que las elecciones tradicionales no garantizan el éxito y que para triunfar van a tener que pensar diferente y trabajar duro.

Han tenido siempre el mundo accesible gracias a Internet. Son la generación del DIY, que se ha acostumbrado a aprender a través de tutoriales de Youtube y clases online.

Además, se han criado en una igualdad de género y en una diversidad social que necesitan ver reflejadas en las marcas que consumen.

Un sistema de valores centrado en la sociedad

Los valores de esta generación también han cambiado notablemente respecto a las anteriores. Más del 70% están preocupados por temas como el hambre, las enfermedades infantiles o el impacto humano en el planeta. Son una generación más global, formada por grandes comunidades en la que para ser amigos no hace falta ni conocerse ni estar en el mismo país. Son jóvenes muy concienciados con temas humanitarios y medioambientales, que ocupan y ocuparán parte de su tiempo en temas de voluntariado y cooperación. No en vano, muchos creen que elegirán un futuro profesional que les de la posibilidad de aportar algo a la sociedad.

Estos nuevos valores han de tenerse muy en cuenta por las compañías, que tienen la obligación de convertirse en agentes activos en la sociedad. Estamos ante una nueva generación que no perdonará los errores que las marcas han cometido hasta ahora en temas sociales y medioambientales.

Las marcas ofrecen, ellos deciden

Los jóvenes de la generación Z han tenido, gracias a Internet, acceso ilimitado a cualquier lugar, actividad o producto del mundo. Están acostumbrados a investigar y conocer cada adquisición antes de comprarla por lo que son muy exigentes con las marcas a las que piden transparencia, claridad y sinceridad.

Este acceso global a Internet les da un poder enorme, además, ya que se han formado como consumidores sabiendo que pueden favorecer o minar la reputación de una marca con sólo escribir un tuit.

Estos jóvenes no buscan experiencias como los Millenials. Ellos quieren un producto, solucionar una necesidad, ya que ellos son autosuficientes e independientes para crear sus propias experiencias.

Nuevos medios, nuevas formas de comunicación

La generación Z también ha cambiado notablemente  en temas de consumo de medios de comunicación, lo que hace que las estrategias utilizadas por las marcas hasta ahora tengan que replantearse y adaptarse al nuevo panorama. Mientras los Millenials, que ya tienen un muy buen manejo de la tecnología, utilizan 2 pantallas, los jóvenes de la Generación Z, que han nacido con la tecnología, son capaces de manejar 5 pantallas con soltura.

Al contrario que las anteriores, estos difícilmente se encuentran en la televisión. Ellos son la generación de las RRSS, del contenido breve e inmediato, la alta definición, las pantallas táctiles y el sonido envolvente.

Se comunican de forma rápida, inmediata y ágil. No dedican tiempo a ver un spot, necesitan contenidos breves y su propio lenguaje simbólico de imágenes (fotos, emojis, emoticonos…).

Además de YouTube, que es su red social de referencia, apuestan por contenidos efímeros como Snapchat y por canales que les permiten la retransmisión en vivo como Ustream.

Al haberse desarrollado en paralelo a las redes sociales son más cuidadosos con ellas y están mucho más concienciados con la privacidad que los Millenials, por lo que exigen siempre tener el control de los datos que suben y comparten en Internet.

En resumen, la Generación Z no es una evolución de la generación Millenial sino una nueva población con características y necesidades propias que debemos conocer para poder construir las marcas del futuro.

Carlos Corral Madrigal
Director Ejecutivo en Baud