Resulta una ardua tarea encontrar trofeos cuyo diseño sea interesante, medido y justificado. En general los trofeos tienden a ser objetos más bien exuberantes y pretendidamente lujosos, cuyo concepto creativo poco o nada tiene que ver con aquello que pretenden representar.

Sin embargo son elementos extremadamente mediáticos dado que atesoran una enorme visibilidad; la imagen del galardonado sujetando su trofeo es siempre “la foto” protagonista en los medios.

0_Oscars

Sorprende por tanto que se preste tan poca atención a su diseño y a su rol en el branding de los certámenes.

He hecho una pequeña selección de algunos trofeos que son marca de sus distintos eventos, bien porque así se concibieron, bien porque con el tiempo se acabaron convirtiendo en ello.

Obligado es empezar revisando un caso de trofeo correspondiente a un certamen de diseño.

Premios Laus

laus_2laus_1

En 1964 Grafistas FAD (ahora ADGFAD) crea los Premios Laus para galardonar la creatividad y la calidad de la comunicación gráfica y audiovisual.

El actual diseño del trofeo fue creado por el grafista Tomás Vellvé en el año 1970. Se trata de un poliedro que mediante un corte helicoidal genera dos partes iguales que se engarzan entre sí. Estas dos piezas, necesarias ambas para formar la unidad, simbolizan la también necesaria contribución de autor y cliente para el logro de una excelente obra.

Originalmente el trofeo era en su totalidad de aluminio, diferenciando una de sus partes mediante una textura ranurada. Materiales que han ido variando en el transcurso del tiempo.

Si bien durante muchos años la figura del trofeo ha sido protagonista principal en la comunicación de las distintas convocatorias no es sino en los últimos años que también ha asumido el papel de identidad gráfica.

Excelente diseño de trofeo que expresa magníficamente el concepto de los galardones. 45 años han transcurrido y el trabajo de Tomás Vellvé no ha envejecido absolutamente nada.

Oscar de la Academia de Hollywood

oscars_1oscars_2

A nadie se le escapa el enorme papel que interpreta la estatuilla dorada en el branding de los premios de la Academia. Es un poderoso y omnipresente elemento de identidad que en los últimos tiempos ha sido convertida también en la imagen gráfica de la Academia y de los Oscar, y desarrollada por el estudio 180LA, ubicado en la ciudad de Los Angeles como no podía ser de otra manera.

La estatuilla, diseñada en 1928 por Cedric Gibbons (director artístico de Metro Goldwyn Mayer) y esculpida por George Stanley, mide 34 centímetros y pesa 4 kilos.

La peana es un rollo de película con cinco radios, que simbolizan las cinco ramas iniciales de la Academia (directores, actores, guionistas, técnicos y productores).

Inicialmente sin nombre, fue al parecer Margaret Herrick (bibliotecaria de la Academia) quien le puso el nombre por su parecido con su tío Oscar. Nombre que se popularizó en 1934.

Berlinale

belinale_1

berlinale_3berlinale_2

El Festival Internacional de Cine de Berlín aparece como un modelo de coherencia en relación a su identidad visual.

Su protagonista indiscutible es la figura de un oso, el oso de Berlín, así llamado por ser un oso rampante el animal heráldico de la ciudad, protagonista icónico tanto en su escudo como en su bandera.

El primer trofeo se concede en 1951 y es el mismo que se concede en la actualidad. Obra de la escultora expresionista Renée Sintenis está fundido en bronce y acabado en oro o plata y representa al oso característico de la ciudad.

La identidad visual del certámen también representa al mismo animal emblemático.

Mayor coherencia imposible, el oso como ciudad, trofeo e imagen gráfica.

Trofeo UEFA Champions League

UEFA_1

UEFA_2

Quizá no se trate de una obra de arte, pero todo el mundo del fútbol desea tenerla entre sus manos. Jürg Stadelmann, el joyero suizo que diseñó el actual trofeo en 2006

La razón por la que lo incluyo en este post es porque se trata de una copa, la forma mas común entre los trofeos y especialmente los de índole deportiva.

Formalmente su diseño no es nada extraordinario, si bien se agradece su simplicidad, algo poco común en los diseños de trofeos deportivos.

En España se le apoda “orejona” en alusión a sus grandes asas, su elemento mas destacable. Mide 73,5 centímetros y tiene un peso de 7,5 kilos.

En este caso el trofeo y la identidad gráfica de la competición no tienen ninguna relación, se trata de dos elementos de marca absolutamente diferenciados.

Josep Maria Mir
Director Creativo en SUMMA: