Si os pregunto por alguna marca icónica, os vendrán a la cabeza marcas como Harley Davison, Disney, Apple, Coca-Cola… Aquellas marcas que eran admiradas y queridas… “Marcones”…

Si hoy le pregunto a cualquier joven menor de 30 años, seguramente se le vienen a la cabeza marcas totalmente diferentes…

Vivimos en un mundo interconectado, en el que el foco del usuario está en el Móvil, están cambiando los paradigmas de las marcas… ahora las marcas más queridas y valoradas son marcas que han nacido hace relativamente pocos años, ya en este entorno digital, y que han sabido posicionarse en los primeros lugares.

Nos preguntaremos, ¿cómo lo han hecho?… ¿qué tienen que en poco tiempo son tan queridas?…

Básicamente son marcas que comparten ciertas características que las hacen diferentes y a la vez especiales:

  • Sencillas: son marcas que son esencia pura. Esta sencillez está en su ADN, que nos ofrecen lo que necesitamos para que nuestro día a día sea más fácil. En sus comunicaciones nos transmiten mensajes claros y concisos.
  • Cercanas: hablan de tú a tú con los usuarios. Marcas que “se ponen en mi lugar”, “me entienden”. Se comunican conmigo de una manera más emocional, más empática.
  • Experienciales: se preocupan por ofrecer una experiencia de marca al cliente exquisita en todos los puntos de contacto con los clientes. Centrada en la simplicidad y la agilidad en los procesos.
  • Relevantes: Han llegado a mi vida para hacérmela más fácil, sin complicaciones. Son importantes y relevantes para los usuarios/consumidores.

Y su imagen… su imagen transmite también estas características, en la que menos es más. Con un simple símbolo ya somos capaces de reconocerlas, con colores planos. Una identidad que además se adapta a la perfección al entorno digital, en el que se sienten “como pez en el agua”. Un entorno digital en el que el consumidor pasa cada vez más tiempo (Mobile First).

Hay marcas icónicas tradicionales que siguen siendo relevantes hoy en día ya que han sabido adaptarse rápidamente a esta nueva era digital, manteniendo su esencia.

Lograr una marca icónica, no solo supone un objetivo al que toda marca debiera aspirar; es que tiene impacto directo en los resultados del negocio.  Además de ser una marca de referencia y preferida, los consumidores están dispuestos a pagar un precio superior por sus productos y servicios, incluso por tener esa experiencia de marca.

Aurea Galindo
Client Director en Lambie Nairn